¿Fue pecado regalar rosarios por Facebook?

GAMING - SEMANA SANTA (1)Ay en la que nos metimos…. Comenzó como una estrategia de ‘gamificación’ en Domingo de Ramos, mutó entre semana como caso de estudio, hasta convertirse en lección de Domingo de Resurrección. Para los desentendidos nos referimos (hablo en plural porque me incluyo a mí, Fernando Gallardo; y a mi compañera de entrenamiento, Roselis de Leca) a un post publicado en la cuenta de Facebook de Social Trending, a través del cual se ofreció sortear tres rosarios entre quienes respondieran correctamente a una pregunta, vinculada con una escena del viacrucis.

Aunque nuestras pretensiones eran que los ganadores estuvieran en los municipios Iribarren y Palavecino del estado Lara (para un fácil envío), la cosa no fue así. Uno de ellos está en San Cristóbal (Rolando Mora) y la otra (Dayana Quevedo Aponte) en Valencia. El tercer rosario, que no fue adjudicado a nadie porque solo dos personas respondieron al concurso, nos lo quedamos para consumo interno.

Interpretando los datos
Volvemos a la pregunta del título: ¿Fue pecado regalar rosarios por Facebook? Lo cierto es que la respuesta va más allá de un sí o un no. Para el community manager Oliver Ollarves (@o_ollarves), consultor de estrategias de marketing en Social Media, es “una sorpresa” que un sorteo así “haya calado bien”, considerando que el post tuvo un alcance orgánico de 211 usuarios, con 186 clics y 19 ‘Me gusta’.

“Recuerda que el alcance actual de tus posts de Facebook es cuando mucho el 1 o 2 % de tu público y tomando en cuenta de que tienes 200 fans en la página, es un buen logro”, dice @o_ollarves, complementando que en esa cifra también influye que la publicación se hizo en día feriado, cuando mucha gente estuvo de viaje.  estadísticas de facebook del post-jpg

En la interpretación también se suma el community manager Francisco Antonio Matos Mora (@frankblackhal), quien invita a reparar en la diferencia de ver el concurso y participar. El diferencial entre visualización (211) y participación (2), según el especialista, se pudo deber a una exitosa curaduría de imágenes, que resultaron atractivas a los fans para hacer clic. Respecto a la relativa poca participación, amplía que pudo deberse a imprecisiones en las bases del concurso, a la dificultad de la pregunta, o a la falta de atractivo en la recompensa. Aquí es válido que nos preguntemos: ¿Qué tan emocionante es ganarse un rosario?

Poniendo la lupa en la baja participación, la community manager de ARS Barquisimeto, María Vanessa Casanova (@VaneCasanova), nos comenta que “por lo general” las personas no participan en los juegos de Facebook, así les estén regalando cosas. “Yo prefiero promover los juegos que no dan ningún premio porque al fin y al cabo el concurso se puede llenar de ‘Cazadores de Premios’ que le dan ‘Like’ o ‘Me’ Gusta’ a la página mientras dure el concurso y luego chao contigo”.


Esta idea la complementa @frankblackhal, quien afirma que “ocasionalmente” pueden efectuarse concursos de este perfil, tanto para seguidores de vieja data como para nuevos. A su manera de ver, lo que se debe evitar es que la estrategia esté basada exclusivamente en esto, porque el día que no se tenga recompensa los seguidores se irán.

Discurso marketero=pecado
Confesando que no es partidario de mezclar temas como religión y azar (y añadiendo que después de este caso piensa que no es del todo malo), @o_ollarves dice que para una estrategia como la planteada él hubiese usado un texto “menos marketero” y más acorde a los días santos, animándose incluso a darnos un ejemplo. “Con la llegada del Domingo de Ramos se abre paso la Semana Mayor y en Social Trending queremos compartir con ustedes un símbolo de fe: Tenemos tres rosarios para las personas que respondan correctamente al siguiente acertijo…”.

En su enunciado no aparecen las palabras “sorteo”, “ganar” u otra que haga alusión a un concurso, aunque el concurso está sobreentendido. Aquí la clave es saber “vender sin vender”.

Catolicismo en redes sociales
@frankblackhal y @VaneCasanova estuvieron de acuerdo en vincular estrategias de ‘gamificación’ con asuetos religiosos, considerando que el país es principalmente católico y los fans de Social Trending también deben serlo. “La realidad, en el entorno local, es que a la gente le gusta participar en concursos. El campo de la gamificación en el país es un terreno fértil. El motivo puede deberse a un factor de la psique colectiva del venezolano que durante todo el año juega”, acotó @frankblackhal.
Finalmente @VaneCasanova nos sugirió que para el concurso se pudo buscar otra manera de conectar la recompensa del concurso con la marca, explicando que la Semana Santa no es solo para rezar. Poniéndose en los zapatos de muchos, ella dice que la fecha también se vincula con playas, protector solar, botellas de ron o dulces caseros en casa de la abuela. En este caso nos sugirió que la recompensa esté más acorde al perfil de la marca.

Perfiles de los profesionales con amplia experiencia consultados

post fer

 

 

Por: @fcgallardog

Anuncios

Un comentario en “¿Fue pecado regalar rosarios por Facebook?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s