El historiador 2.0: ¿comunicador friki o espécimen necesario?

El mundo 2.0 ofrece un sinfín de posibilidades para que el ratón de archivo salga de su madriguera sapiencial y esparza sus conocimientos en la inmediatez de la web.
El mundo 2.0 ofrece un sinfín de posibilidades para que el ratón de archivo salga de su madriguera sapiencial y esparza sus conocimientos en la inmediatez de la web.

Dedicado a Katty Solórzano (@clioteorica),

historiadora de los imposibles.

 A lo largo de todo el entrenamiento en Social Trending me he preguntado por qué a un historiador como yo le puede atraer el Social Media.  Para muchos de mis colegas les parece un atrevimiento excéntrico. Es en serio. Me creen un bicho raro. De hecho, tengo amigos que me tildan de “computista” y “tuitero sin remedio”. La misma reacción prejuiciosa la sufren otros compañeros de profesiones distintas: periodistas, publicistas, docentes, etcétera.

En mi caso me enfrento a una imagen profesional mucho más conservadora. Sobre todo, porque se sigue pensando al historiador como un ermitaño que carcome los archivos profundos del ayer; o más bien la del sujeto telerañoso que vive alborotando a los muertos de su santa paz y otras delincuencias. De tal manera que atreverme a ser Community Manager representa una alarmante extravagancia. Es como si estuviera rompiendo un molde intocable. O peor: burlando el aura sagrada de Clío, nuestra patrona occidental. Nada más alejado de la realidad.

Pongo aquí el asunto clave: los historiadores también deben saber comunicar sus visiones de la sociedad y la cultura en Social Media. Más que un deber, es una necesidad imperiosa en los tiempos que vivimos. El mundo 2.0 ofrece un sinfín de posibilidades para que el ratón de archivo salga de su madriguera sapiencial y esparza sus conocimientos en la inmediatez de la web. Creo que ese es mi reto: demostrar que las Redes Sociales son un medio valioso no solo de difusión de saberes, sino también una vitrina interesante para la interacción de agentes que hablan y se mueven en la misma onda: la comprensión del pasado para entender el convulsionado presente.

Desde el punto de vista conceptual de este reto, bien puedo ser el friki historiador que todo lo piensa en función del Social Media y sus hilos infinitos. Ser ese sujeto “revolucionario” que transgrede los estereotipos de su gremio para fundar quizás uno incipiente… ¿Quién tendrá la última palabra? Lo dirá el tiempo, supongo. El hecho es que escribir, publicar, editar, son retos que el historiador puede hacerlo usando el potencial de lo digital. Y lo digital, quien sepa usarlo como autopista comunicativa y de interacción, no tiene competencia hoy. Es y será el mundo del futuro. Ya estamos viéndolo.  Y punto.

Sin embargo, y ya cerrando este último post de mi entrenamiento, hay un temor revelado, un fantasma que atenta contra todo reposo. ¿Cómo no dejarse apabullar por la liquidez del mundo 2.0? ¿De qué forma no dejarse atrapar por la fugacidad y la banalidad?  Ese querido tiempo para la meditación y la escritura… ¿puedo perderlo siendo Community Manager? Los riesgos existen para asumirlos, creo yo. Pero la batalla hay que darla, porque todo silencio es enemigo y toda inacción atenta contra toda demostración. La historia así lo ha dicho. ¿Seré yo el primero y el último espécimen? Luego de esta la línea, la aventura comienza.

Carlos Marín.

Anuncios

Un comentario en “El historiador 2.0: ¿comunicador friki o espécimen necesario?

  1. Hola

    Me ha encantado el artículo. Me he sentido bastante identificada, sobre todo con la frase “el friki historiador que todo lo piensa en función del Social Media y sus hilos infinitos”. Estoy absolutamente de acuerdo con respecto a la necesidad de conocer y saber utilizar las funciones (cuantas más mejor) del mundo 2.0. Desconocer tales conocimientos nos convertiría, ya en el propio presente, en ignorantes de la realidad y de sus acontecimientos…

    ¿Quién mejor que el historiador para perderse por el mundo virtual, investigarlo, analizarlo, encontrar vías nuevas, llevar la cuenta de las antiguas y mostrárselas y explicárselas a otros…? En realidad, todo el mundo debería tener un mínimo conocimiento de lo virtual, pues todos nos movemos dentro de las redes. Yo descubro cosas nuevas, enredo, investigo, hago pruebas de todo tipo, modifico y me adapto a lo que viene para seguir aprendiendo (para poder enseñárselo a otros, o poder comprender lo que sucede al menos…) Es genial que haya historiadores versados en lo social media 🙂 Gracias. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s