¡Hoy empieza nuestro entrenamiento!

POWERPOINT_PORTADADesde hoy, y en los siguientes tres (3) meses, veinte (20) participantes aprenderán y ejecutarán en tiempo real las rutinas de planificación, producción y gestión de los equipos de marca y cobertura de Barquisimeto Móvil, organización que atiende marcas locales importantes como el Restaurant Caffé 90 en la Ciudad de Barquisimeto y que ha realizado coberturas móviles como el de las últimas tres elecciones o la Procesión de La Divina Pastora.

Además, este entrenamiento cuenta con el aval académico de Medianalisis, una asociación civil sin fines de lucro cuyo principal objetivo es “incidir en el funcionamiento de los medios, en la práctica periodística y en los procesos sociales relacionados con la comunicación”,  lo que nos permite ofrecer un producto de formación integral.

A partir de esta experiencia esperamos mantener una oferta de formación permanente para el Centro Occidente del país e ir ofreciendo varios niveles de dificultad y diferentes enfoques según lo requerido en el campo laboral. Por lo que pronto estaremos promocionando entrenamientos exclusivos para periodistas en redacciones digitales o entrenamientos para funcionarios públicos en ejercicio.

Esperamos que sigan atentos las redes de Social Trending para que puedan no sólo enterarse de los pormenores de nuestro entrenamiento, sino para que acompañen en tiempo real a los veinte (20) participantes en el uso profesional de las redes.

Anuncios

Cobertura móvil y lo fiable de las redes

El pasado domingo 16 de diciembre, cuando Venezuela vivía su segunda jornada electoral de este año, la redes sociales vivieron una vez más una jornada intensa cargada de información y, por supuesto, rumores. Esos pequeños y condimentados detalles que nunca faltan para causar alarma.

La cobertura móvil agarra auge

En mi entrenamiento como Community Manager, decidí participar en la cobertura en tiempo real que el equipo de Barquisimeto Móvil hiciera desde diferentes centros de votación para tuitear al resto del mundo lo que sucedía de este pequeño lado.

El resultado fue una experiencia totalmente enriquecedora. Volver a mis raíces periodísticas fue mágico por un momento y lleno de adrenalina de principio a fin. Estar armada con dos teléfonos inteligentes (por aquello de la batería) y abrir los ojos a cada detalle de mi entorno para luego compartirlo con los demás, fue satisfactorio pues me permitió desempolvar las destrezas aprendidas en la universidad.

Una vez en casa y dado por culminado mi aporte a esta cobertura, comencé a detallar mi timeline en Twitter y el mismo trabajo que hacían otros usuarios en diferentes partes del país. Allí pude comprender un poco mejor que, aunque sea pequeña la acción, siempre debe ir la verdad por delante y evitar llamar la atención con farsas solo por tratar de ser chévere o ganar seguidores.

De rumores estuvo lleno ese día y lamentablemente nos acostumbramos a ellos, pero si realmente se quiere ser tomado en serio en este oficio, entonces hay que dejar el divismo a un lado y trabajar de manera profesional, a fin de publicar información oportuna y de interés al colectivo. Aún sin recibir recompensa alguna, me queda la enseñanza de lo que hice bien y lo que me salió mal.

Los rumores no son parte del juego

Este tema me recuerda a una entrevista que leí hace tiempo a Alma Delia Fuentes, quien es Deputy Editor de CNN México en Clases de Periodismo. Ella resume el trabajo que hacen en las redes sociales como “sensatez, prudencia y respeto”. Así que espero que más de uno por allí se tome en serio esas tres palabras para contribuir con la construcción de información fiable en el mundo 2.0.