Cuida tu imagen… incluso la 2.0

Imagen 2.0
Imagen 2.0

Al comenzar esta vida en red, solemos pensar que el anonimato nos da una especie de súper poder que nos permite crear una identidad diferente y mostrarnos de una manera distinta ante el resto del ciber-público, hasta que llega ese punto donde deseamos impulsarnos profesionalmente a través de distintas herramientas en línea y ahí se nos viene el mundo encima, incluyendo por supuesto, esa “otra vida” que nos habíamos inventado.

Como comunicadora social, he ido aprendiendo cada día más la importancia de mantenernos tal cual somos en la red, más aún cuando obtenemos un título profesional y publicamos nuestro nuevo nivel académico en cuánta biografía se nos ponga enfrente.

Ya dije que soy comunicadora aquí y en cualquier parte del mundo, esté comiendo o hasta durmiendo y que no me son permitidas ciertas cosas si lo que quiero es mantener una buena reputación en la red.

Ahora la moda entre las celebridades está en denunciar hackeo por cualquier error que, como humanos, podemos llegar a cometer y enviar. Twitter es el espacio perfecto para encontrar una historia diferente que siempre nos deja una gran lección acerca de lo que NO debemos hacer en línea. Además, esta excusa ya se convirtió en unas especie de cuento chino que el resto de los usuarios muy poco se come a menos que sea algo muy notorio.

¿Compartes información personal?
¿Compartes información personal?

La cuestión es que, para ser tomados en serio dentro de una red que cada vez se hace más y más amplia, debemos cuidar cada detalle que mostramos al mundo; como si de limpiar el mostrador de una tienda se tratara. Si el vidrio tiene alguna mancha, los usuarios la notarán y tendrán cada vez más recelo de entrar en el local hasta que un buen día descubran otro mostrador más limpio y simplemente no vuelvan más.

Los seguidores en Twitter son así y esa es una de las ventajas/desventajas que presenta esa divina libertad de escoger a quién leer y a quien eliminar. Contenidos llamados spam, tweets programados o repetitivos, con mala ortografía, con insultos o palabras no apropiadas, pueden ser erradicados de muchos TL’s en cuestión de segundos gracias al botón de ‘Unfollow’. Si no queremos tener esas estadísticas rojas, entonces debemos pararnos por un momento y centrarnos en el contenido que estamos compartiendo con el resto del mundo.

Conéctate y consigue el empleo de tus sueños
Conéctate y consigue el empleo de tus sueños

¿Esto será de utilidad? ¿Me estaré expresando bien? ¿No se presta a malos entendidos? ¿Qué pensarán de mi al compartir esta información personal? Esas deberían ser preguntas de oro que todos nos planteemos al momento de actualizar. Al examinar bien lo que compartimos y lo que preferimos guardarnos, podríamos encontrar reflexiones y anécdotas interesantes para mejorar nuestro contenido y depurarlo de mensajes sin sentido o que pueden ser clasificados como un súbito fastidio para quienes nos leen.

Si lo que queremos es proyectarnos a otro público, utilizando adecuadamente las herramientas digitales para ello y capitalizar así el deseo de conseguir empleo, por ejemplo, o clientes para nuestra marca, entonces evaluarnos a nosotros primero será el primer paso para lograrlo. Eso y por supuesto, indagar un poco entre nuestros similares y leer mucho material al respecto para saber cuál será el mejor camino a tomar en esta complicada pero divertida vida 2.0.

La vida en red: vida²

ubicacic3b3n-socialtrendingHace unos años, en una conferencia de Espacio Público cuyo invitado era Francis Pisani, y que yo seguía por twitter, éste decía que la vida era una sola y que en estos tiempos se vivía al cuadrado (vida²). Estoy totalmente de acuerdo con el Sr. Pisani. La vida que llevamos los que trabajamos en red no ve diferencia entre el “mundo 1.0” y el “mundo 2.0”. La presencia digital es un reflejo exacto de lo que hacemos en nuestras casas con la familia, en la oficina con los compañeros de trabajo y en la calle con los amigos…

Se que hay gente que aparenta y nos hace creer que es otra cosa, pero para que eso pase se tienen que engañar primero a ellos mismos y tienen que aparentar en su círculo de amigos, familia y compañeros… Así que, la mentira en red, es un reflejo de la que se crearon para si mismos en su realidad.

Como humanos, somos seres sociales y aunque no lo veamos siempre hemos estado relacionados en redes. A través de mi, por ejemplo, se relacionan varias personas por motivos de trabajo o por temas a fines, como la maternidad. En las familias también lo hacemos, nos activamos cuando alguno de nosotros necesita ayuda o cuando celebramos las buenas noticias. Otro buen ejemplo son las cadenas de comunicación en los colegios, por lo general, la sociedad de padres en su primera reunión la elabora. Yo tengo la obligación de llamar a otra mamá en caso de emergencia, o para transmitir alguna noticia, y ella a su vez a otra madre de la lista, y así, hasta que la última llama a la primera para confirmar que toda la lista de padres se enteró. Así trabajan las redes, en colaboración, para compartir e informar.

Siempre lo digo, y no me cansaré de hacerlo. Las redes son las personas que comparten valores e intereses y que trabajan por un mismo fin, independientemente si lo hacen en una misma ubicación geográfica y de tiempo o a través de internet, herramienta que se ha convertido en una alternativa versátil y eficiente para el trabajo en red.

En estos momento de constantes charlas, fórmulas mágicas para ser el papaupa de internet y de tips interminables para tener, una impecable, reputación digital, lo único que vale, en mi opinión, es ser uno mismo. Lo demás, sea verdad o no, se reflejará de cualquier forma.